sábado, 17 de octubre de 2009

DÍA DEL ORGULLO PINTOR - PINTA[C] - TEXTO DE AVELINA LÉSPER

DÍA DEL ORGULLO PINTOR - PIN.T.A.[C] (La pintura también es arte contemporáneo).

TEXTO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA 1a EDICIÓN EN SANTIAGO DE COMPOSTELA, ESPAÑA. 17 de octubre del 2009.

POR AVELINA LÉSPER.


La fiesta de la creación es la celebración de la inteligencia y la pasión. Pintar diluye el abismo que existe entre percibir y crear, une lo infranqueable y lo redimensiona, el paisaje ahora es el resultado de la imaginación, la experiencia y la emoción del artista y vuelve a existir, renace mil veces en las mil veces que es pintado. Esos trazos que nos dicen que las montañas tienen las cúspides azules y las frutas son de los colores del Greco porque Cezanne amaba la paleta del griego, nos revelan que el mundo es una creación no cuando lo habitamos, sino cuando lo reproduce el arte. En esta fiesta del arte participan hombres y mujeres con un solo objetivo: mostrar al mundo que la pasión de crear y contemplar no se ha perdido, que si los museos y galerías son cámaras frías que resguardan objetos sin sentido, afuera de esos muros estos artistas están decididos a regresar el arte al público.

La creación es un misterio, podemos hablar a posteriori de la teoría que la envuelve, pero saber cómo surge un trazo, cómo una línea inventa un rostro, poder presenciar de cerca el nacimiento de una obra es una experiencia singular que nos acompaña el resto de nuestros días, porque nos demuestra que los seres humanos estamos aquí para dar forma a nuestra realidad y porque nos abre la puerta a la generosidad del conocimiento, la enseñanza y la contemplación. En las inmediaciones del Centro Galego de Arte Contemporánea, que es la reunión del egoísmo mudo de obras que no llegan al corazón, veremos como el misterio de la creación es revelado y como la transformación de pigmentos sobre una superficie nos cuentan historias, nos dan imágenes que poblaran nuestra mente, que nos invitarán a gozar y a tratar de entender porque el arte es indispensable en nuestras vidas. Decir que la pintura también es arte contemporáneo significa que no es cosa del pasado sentir una emoción ante una obra, que no es algo remoto que los sentimientos estallen ante una imagen, que hoy eso es posible que suceda, que no tenemos porque exiliar de nuestra existencia y nuestra memoria el placer que da crear y contemplar arte. Hoy las emociones están negadas y el placer vive marginado y proscrito, hemos vivido décadas entrando y saliendo de los museos en diez minutos y sin sentir nada más allá del aire acondicionado. Reclamamos ese placer de regreso a nuestras vidas, reclamamos la aventura de mirar y correr el riesgo de ser seducidos, violentados, escandalizados y emocionados, no queremos más la aséptica relación de ver la insignificancia y banalidad de obras desechables, queremos apropiarnos de las imágenes y llevarlas todos los días de nuestra vida.

Por esto agradezco y aplaudo a Carmen, Mariano, Anxo y a los hartistas que se unieron en este evento, por su valiente esfuerzo, por su alegría de crear y compartir. Porque la creación es una actividad constante, humilde, cotidiana, si responde a la inspiración, también responde a la disciplina, a esos gestos casi mínimos que sólo el artista reconoce, es ese paso milimétrico que supone una revolución en una trayectoria o la iluminación en la realización de una obra. El artista es un espectador activo de la vida, quiere representar lo que vemos y no vemos, describirnos los dramas más profundos y la sencillez imperceptible, se sumerge en las emociones y las expone en literatura, pintura, música, las canta, las baila, hace de este monstruo incontrolable que es la realidad un mina que explota sin piedad, sin pudor. Lo que hoy presenciarán es el resultado de no ceder a los caprichos del marketing, a la violenta imposición de la intrascendencia como una fórmula que mutila los retos en el creador y en el espectador. Crear es un acto de libertad, es un camino que se sigue para exponerse a la crítica, al triunfo, al fracaso, a la mirada inquisitiva pero sobre todo al conocimiento insondable de una intimidad que con una imagen es revelada de golpe. El arte por eso también es impúdico y descarado, nos dice, mírame, escúchame, llévame en la memoria, desde hoy te habito, formo parte de tu experiencia y nada es igual después de que me has conocido. Eso es crear, eso es mirar y hoy en esta fiesta todos podrán ser testigos de este portento.

1 comentario:

jansolo dijo...

Felicidades por esta manifestación artística, que se sepa que el arte existe y vosotros hoy lo mostrais

STUCK
STUCK
STUCK