martes, 7 de octubre de 2008

EL HARTISMO en el Diario de Ferrol, 7/10/2008

El Hartismo nace con un manifiesto



 
Imágenes de la web que cada usuario puede añadir como “banner” en su propio sitio de internet

REPORTAJE DE M.R.I.



QUIÉNES > Mariano Casas, Carmen Martín y Miguel-Anxo Varela promueven un movimiento “contra el anti-arte” y “la impostura”



A la antigua usanza. Con un manifiesto de protesta lanzan los “hartistas”
su grito al mundo. Emulando a las vanguardias de principios del siglo
XX y haciendo recuento de filias y fobias. Carmen Martín y Miguel-Anxo
Varela, de la Escola Aberta de Arte, y el compostelano Mariano Casas
Gil, promueven un movimiento “contra el anti-arte, el conceptualismo,
la impostrua y el culto al artista ególatra” y predican una forma de
entender el arte en el que la búsqueda de la belleza sí que importa, y
también las habilidades de los creadores, en el que el producto final
es más importante que el proceso y el sólo hecho de pintar, un placer
que no necesita sesudas interpretaciones.

“El Hartismo es una
apuesta por la humildad, la honestidad y la sencillez. Para los
hartistas el arte es una profesión más, ni divina ni especial, y como
en cualquier otra profesión la excelencia se logra sólo tras años de
práctica seria y continuada”, dicen en su manifiesto.

Una
veintena de artículos dan salida a la frustración de este grupo de
artistas ante lo que consideran el “elitismo y la hipocresía del arte
oficial”. Un sentimiento que divulgaban desde hace meses en sus
respectivas páginas web y que ahora se ha convertido en un texto y en
un movimiento que quiere ganar adeptos.

Para ellos el arte tiene
que ser devuelto a las calles, “que salga de su encierro e impregne de
nuevo la vida cotidiana, embelleciendo cornisas, farolas, rótulos...”.
Quieren que deje de pertenecer a “gurús y expertos”, que dejen de
idolatrarse posturas que, a su entender, hace tiempo que están
caducadas, y que se revise la historia del arte del siglo XX y XXI, en
la que “se sigue sobrevalorando la importancia de las vanguardias del
siglo XX, minimizando el hecho de que se han agotado y muerto en
seguida y han sido resucitadas y mantenidas con vida artificialmente”.

2 comentarios:

Andrés Rodríguez Morado dijo...

Estades enlazados no meu blog, moito ánimo!
Un saúdo.

Luis dijo...

Cómo sois! ¿y si los comisarios de ciertas exposiciones tienen una especie de síndrome de Diógenes prematuro que les lleva a acumular basura (y grandes cantidades de dinero)? Quién padece esta enfermedad no distinge entre las cosas de valor y la basura... No deberíais meteros con las enfermedades de la gente. ¡Bastante tienen ya los pobres!