jueves, 9 de octubre de 2008

EL HARTISMO en el diario La Opinión de A Coruña, 09/10/2008

Hoy jueves aparece esta entrevista en el Diario La Opinión de A Coruña.
Tengo que decir que Isabel Bugallal, la entrevistadora, ha hecho un trabajo magnífico. Ha conseguido reflejar muy bien nuestra larga conversación, me encanta el resultado. Desde aquí nuestro agradecimiento y el reconocimiento a su profesionalidad, no es fácil destilar la esencia de las palabras y lograr un texto tan comprensible. Ahí va:


Anxo Varela, Pintor y promotor del manifiesto ´Hartista´

Anxo Varela: ´Si Duchamp viviera sería ´hartista´, con hache´

"Desde que son los comisarios, los galeristas y los marchantes quienes crean los movimientos artísticos, es evidente que los artistas no pintamos nada".

 
Los pintores Anxo Varela y Carmen Martín ante una obra del primero.  la opinión

ISABEL BUGALLAL. A CORUÑA.

-¿Qué es el Hartismo?
-Es la expresión de nuestro hartazgo artístico que creo que compartimos muchos. Estamos hartos de cómo funcionan las cosas en el arte, en el arte oficial sobre todo, y hasta aquí llegamos.
-¿El artista ha muerto y es el encumbramiento del comisario?
-Es lo que sucede, se antepone el estudio del arte al propio arte. Los artistas, antes de hacer algo, ven si les da permiso el estudioso. Hay que acabar con esto.
-¿El arte es un "espectáculo de feria para millonarios"?
-Lo que llaman arte contemporáneo, sí. Son cosas muy extravagantes con las que a menudo se trata al público de tonto. Es como la historia de El traje nuevo del emperador, de Andersen [nadie se atrevía a decirle que iba desnudo].
-¿Claman contra "el antiarte, el conceptualismo y el culto al artista ególatra"?
-Sí, pretendemos que las cosas recobren la normalidad. Nosotros somos pintores y queremos que la pintura vuelva a ocupar su sitio, un sitio que no dejó de tener porque haya muerto, sino porque se lo han quitado y han puesto otra cosa en su lugar.
-De los premios Turner a la subasta de Demien Hirst en Londres hay gran contestación, ¿la protesta se generaliza?
-Esto lleva bastantes años empezando a hervir. Nosotros, cuando estábamos en la facultad [de Bellas Artes] ya pensábamos así y nos miraban como a unos locos pero nos dábamos cuenta de que sucedía algo raro y hoy está a punto de explotar. Es como la burbuja inmobiliaria, que finalmente pinchó por exceso de especulación. Con el arte está ocurriendo lo mismo, se está utilizando el dinero -público, muchas veces- para cosas que ni siquiera son arte y se les da un valor tremendo. El movimiento stuckista lleva ya desde 1999 protestando contra el premio Turner. Es una situación tan exagerada que la gente ya se da cuenta de que esto del arte contemporáneo hace aguas por todas partes y es un bluff.
-¿Cualquiera es artista?
-Esa es la filosofía, y muchas veces los supuestos artistas son hijos de gente con poder y dinero, pero ni tienen talento alguno ni amor por el arte, sino por el dinero y la forma fácil de hacerlo.
-¿Es una impostura?
-Exáctamente. Se están presentando como arte cosas que no lo son, en absoluto.
-Ni performances, ni instaciones, ni videoarte, proclaman.
-Son cosas que muchas veces carecen de interés. Recuerdo, por ejemplo, un vídeo de realización muy chapucera, en el que se ve un condón llenándose de agua , u otro con una mujer sentada sin hacer nada durante quince minutos. Si fueran buenos no se llamaría videoarte, se llamaría cine o cortometrajes. Es una manera de esconder la falta de talento. No estamos contra el vídeo -nosotros lo utilizamos-, lo que rechazamos es que por el mero hecho de usarlo se considere arte.
-¿La culpa de todo la tuvo Duchamp el día que colocó un urinario en un museo?
-No, Duchamp rechazó todo esto. Él estaba en una situación parecida a la nuestra, harto de una situación injusta en el arte y era una forma de romper con eso. Fue un revulsivo pero hubo gente que se lo tomó en serio y eso no gustó a Duchamp. Si Duchamp viviera sería hartista, con hache.
-¿Qué proponen?
-Algo que ya está siendo desde hace muchísimos años. Las vanguardias históricas de los años veinte se agotaron en esa época. Hasta Picasso hacía entonces dibujos clásicos. Pero como se vio el negocio y llegaron los americanos a comprar cosas, todo el mundo empezó a hacer otra vez vanguardia, pero ya no era auténtica vanguardia. Mitificamos las vanguardias cuando en muchos casos se mantuvieron con vida de forma artificial. Desde que son los comisarios, los galeristas y los marchantes los que crean los movimientos artísticos, es evidente que los artistas no pintan nada, eligen a los que cumplen sus órdenes.

3 comentarios:

mariano dijo...

Muy buena la entrevista, fenomenal.
Mi agradecimiento también a la periodista, y alos medios que están mostrando su intereés por esto

Andree Asencios dijo...

esta bueno yo creo soy un hartista tmb hahah :/

Anxova dijo...

Muy buenos trabajos, Andree. Si quieres puedes apoyar el Hartismo en www.hartismo.com/unete.html