miércoles, 22 de octubre de 2008

El Hartismo es un movimiento, no un estilo

Pues eso. Rechazamos los estilos. Los estilos son la conclusión a la que llegan los historiadores, los críticos, los teóricos en general, al estudiar la obra de determinado artista. Pero siempre es algo un tanto artificial.
http://www.anxovarela.com/pint/slides/730.jpg
"Yo no encuentro, busco", cuadro de Anxo Varela que ejemplifica la absurda búsqueda de estilos por parte de un pintor en nuestra época. Son 16 tablas, en total ocupa 170x170 cm.


Con los antiguos se habla más propiamente de "escuelas", y creo que ese término sería perfectamente aplicable hoy, si nos quitamos las gafas de moderno-a-toda-costa (de pasta, por supuesto).

En el arte vanguardista, la obsesión por el estilo diferenciado les llevó -supongo que sinceramente en muchos casos- a buscar características formales que diferenciaran a un grupo de otro. Esta obsesión ha continuado, y en la mayoría de los pintores, la decisión por un estilo u otro es una decisión consciente y trascendental. Hasta yo mismo me he planteado en serio cuál debería ser el estilo del arte actual, aunque hace años que dejé de pensar en eso.

Recuerdo en las clases de la Facultad de Pontevedra que no ya el estilo, sino que pedían que la obra de los alumnos -¡de los alumnos!- fuese "coherente", y eso significa uniforme, que todo sea igual: si metes bichos en formol sólo puedes meter bichos en formol, nada de frutas ni cagarrutas.

Es decir: para el arte oficial, el estilo es una decisión previa al trabajo, al oficio incluso, no algo que surja a lo largo de los años.

Pues para nosotros, los hartistas, esto es no sólo una gilipollez y una burrada sino un gran error. ¡Es justo al revés! Sólo al cabo de los años, de que uno practique constantemente y vaya evolucionando se podrá ver cada vez más la personalidad del autor en sus obras. El estilo es una consecuencia de pintar, no una causa.

Por eso el Hartismo no propone ningún estilo: no es un estilo, sino un movimiento artístico radical, pues queremos mover, cambiar de raíz el mundo del Arte.

Anxo Varela